Inicio / Reportajes / Citroën trabaja en los “vehículos inteligentes”

Citroën trabaja en los “vehículos inteligentes”

Con la tecnología que incorpora el Programa Autopía es posible diseñar automóviles que no necesiten conductor.

Este Citroën C3 Pluriel, que responde al nombre de “Clavileño”, no es el único que se conduce a sí mismo, los Citroën Berlingo “Rocinante” y “Babieca” también lo hacen. Ninguno de ellos es un coche fantasma, aunque en un primer vistazo, cuando están en marcha, puedan parecerlo. Mirados con más detenimiento, se muestran tal cual son: coches de gama, adaptados para la conducción automática por un grupo de investigadores del CSIC.

El programa Autopía, que comenzó hace 7 años, trata de llevar toda la tecnología que se ha desarrollado sobre robots móviles al mundo del automóvil. De momento, para conseguir que los tres Citroën se conduzcan a sí mismos, estos científicos han sustituido el cerebro y las habilidades de un conductor humano por las de un ordenador, que controla la dirección y la velocidad del vehículo. Lo han conseguido sirviéndose de la técnica de “control borroso” o “lógica borrosa”, que permite procesar información sensorial sobre dónde se encuentra el coche, en qué dirección va y qué obstáculos hay en el camino.

De este modo, el C3 Pluriel y los dos Berlingo pueden realizar trayectos preestablecidos, detectar una curva y realizar el giro del volante adecuado, adelantarse entre sí o evitar una posible salida de carril accionando el volante para seguir la trayectoria correcta y llegar al destino final. Todo ello, con una precisión en la posición y trayectoria del vehículo prácticamente absoluta. Su margen de error es inferior a dos centímetros, gracias a un GPS.

Los investigadores de Autopía se decidieron, en un primer momento, por dos Berlingo eléctricos por estar éstos construidos en España, en el Centro de PSA Peugeot Citroën de Vigo y por ser, además, eléctricos, motores con los que ellos ya trabajaban.

Ahora, investigan sobre un C3 Pluriel 1.6i 16V SensoDrive, también fabricado en España, en este caso en Madrid.

Este modelo de Citroën, destaca, entre otras cosas, por su originalidad, ya que permite distintas configuraciones de carrocería: de berlina pasa a convertirse en cabrio, spider o spider pick-up.

Los científicos tienen previsto continuar sus estudios con un Citroën C3 1.6i 16V SensoDrive.

La marca colabora en el programa Autopía con la financiación de una beca de investigación, la cesión de un vehículo y prestándoles apoyo logístico.

Este programa demuestra que no es una utopía pensar en coches que puedan detectar a otros vehículos en un cruce o coches con un piloto automático que se pueda conectar en determinadas situaciones.

autopia-citroen-02

Mira también

El Hidrógeno como fuente de alimentación de la pila de combustible

El hidrógeno es un gas incoloro e inodoro, prácticamente inexistente en su forma molecular. Sin ...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies