Inicio / Reportajes / Mejorar el rendimiento para reducir las pérdidas energéticas

Mejorar el rendimiento para reducir las pérdidas energéticas

BMW trabaja en un proyecto capaz de usar un sistema de recuperación de energía calorífica en un automóvil.

Utilizando un innovador concepto, el BMW Group Research and Engineering ha conseguido utilizar la mayor y todavía hoy desperdiciada fuente de energía en el coche: el calor. Combinando esta innovadora ayuda a la propulsión en un motor de 1,8 litros y cuatro cilindros de BMW en el laboratorio, el consumo se redujo hasta un 15 por ciento y proporcionó 10 kW más de potencia. A la vez, se midieron hasta 20 Nm más de par motor.

Este incremento de potencia y rendimiento no tiene efectos adversos. La razón es que la energía que se utiliza proviene exclusivamente del calor residual presente en los gases de escape y el agua de refrigeración, y aprovecharla no supone consumir ni una gota más de combustible.

Así, este proyecto de investigación cumple con todas las condiciones contenidas en la filosofía BMW Efficient Dynamics: menores emisiones y consumo junto con mayores prestaciones y una conducción más dinámica.

El Turbosteamer – ése es el nombre del proyecto – está basado en el principio de la máquina de vapor: un fluido es calentado para generar vapor en dos circuitos, y este vapor es usado para impulsar al motor. El principal productor de energía es el circuito de alta temperatura que utiliza el calor de los gases del motor de combustión interna como una fuente de energía, a través de intercambiadores de calor. Usando esta tecnología, se recupera más del 80 por ciento de la energía calorífica contenida en los gases de escape. El vapor se conduce entonces directamente a una unidad de expansión unida al cigüeñal del motor de combustión interna.

El desarrollo de esta ayuda a la propulsión ha alcanzado una fase que incluye pruebas exhaustivas en el laboratorio. Los componentes de este generador han sido diseñados de forma que se puedan montar en los modelos de serie actuales. Se han hecho pruebas en varias maquetas para verificar que un coche como el BMW Serie 3 tiene suficiente espacio. El vano motor de un modelo de cuatro cilindros ofrece espacio suficiente para permitir el montaje de las unidades de expansión.

El desarrollo que se está llevando a cabo está enfocado inicialmente a hacer los componentes más simples y pequeños. El objetivo a largo plazo es tener un sistema capaz de ser producido en serie dentro de diez años.

Mira también

El Hidrógeno como fuente de alimentación de la pila de combustible

El hidrógeno es un gas incoloro e inodoro, prácticamente inexistente en su forma molecular. Sin ...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies