Cuando hay que enseñar a conducir a profesionales

Posiblemente uno de los retos más importantes al que me he tenido que enfrentar es a dar un curso de conducción 4×4, y no por el hecho de darlo, que han sido muchos los impartidos a lo largo de mi trayectoria profesional, si no por el colectivo al que iba dirigido, profesionales de la conducción que se pasan el día en un todoterreno trabajando. Y claro, aunque vas con toda la voluntad del mundo, terminas planteándote qué le puedes enseñar a alguien que se pasa 8 horas sentado a los mandos de un camión 4×4 andando por la arena.

Estos cursos fueron impartidos para los trabajadores de la empresa Acosol, la responsable del suministro de agua de la Mancomunidad de Municipios de la Costa del Sol, o lo que es lo mismo, a los que se encargan de acceder a los sitios más inverosímiles para mantener y reparar las canalizaciones y tuberías que abastecen a una buena parte de la Costa malagueña.

No puedo ocultar que trabajar con profesionales, con ganas de aprender y compartir experiencias, fue muy gratificante, ya que es uno de los públicos más receptivos y con ganas de aprender cosas nuevas que te puedes encontrar.

El Land Rover Defender, como no podía ser de otra manera, fue la estrella del curso de conducción.
El Land Rover Defender, como no podía ser de otra manera, fue la estrella del curso de conducción.

Como vuelvo a repetir que poco les podía enseñar yo sobre la conducción de un todoterreno, al final opté por impartir un curso basado en la seguridad, repasando todas aquellas normas básicas que hay que respetar cuando se trabaja con un 4×4, y que como suele ocurrir en cualquier empleo, con el paso de las horas y los días terminas olvidando, o simplemente no cumpliendo con el consiguiente riesgo.

El hábitat natural de los trabajadores de la empresa de aguas es la playa, y buena parte de la jornada la pasan supervisando las conducciones enterradas en la arena.
El hábitat natural de los trabajadores de la empresa de aguas es la playa, y buena parte de la jornada la pasan supervisando las conducciones enterradas en la arena.

Para impartir los cursos dispusimos de una jornada teórica, en las instalaciones de Acosol, y dos días de práctica en la playa, ya que este es el terreno por el que más suelen desarrollar su actividad. En lo relativo a vehículos las clases comenzaron con un Land Rover Defender y un Ford Ranger, aunque al final, todos terminamos practicando con el Land Rover Defender, y es que, a cada uno lo suyo. Por cierto, el vehículo de apoyo era un espectacular camión 4×4, como para quedarse atascados.

Reportaje: Alejandro Triviño

Durante las dos jornadas que estuvimos en la playa, un espectacular camión 4×4 hacía las veces de vehículo de asistencia y rescate.
Durante las dos jornadas que estuvimos en la playa, un espectacular camión 4×4 hacía las veces de vehículo de asistencia y rescate.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies