Inicio / Autocaravanas / Descubrir el desierto en autocaravana

Descubrir el desierto en autocaravana

Aunque la mayor parte de mis viajes son en vehículos 4×4, y normalmente bastante preparados para estos menesteres, también he tenido la oportunidad de viajar en autocaravana, y aunque alguien pueda pensar que más o menos es lo mismo, el concepto de viaje es totalmente distinto. Como me gusta decir en estos casos, ni mejor ni peor, simplemente distinto.

El concepto autocaravana es mucho más tranquilo, más relajado, todo va más despacio, algo que en parte te permite disfrutar más del paisaje. A la hora de conducir sí se notan las diferencias, no es lo mismo evolucionar con un 4×4 por África, que con una autocaravana, donde las inercias y el tamaño mandan, y en más de una ocasión sientes cómo te quedas sin carretera, teniendo que invadir el arcén. Y precisamente aquí vienen los principales problemas, ya que entrar en el arcén, que en una inmensa mayoría no están asfaltados, presentando zonas muy rotas, con gravilla y con piedras afiladas como cuchillos, a la larga, implica pinchazos y reventones de ruedas, además, tendremos la sensación de que la autocaravana literalmente se va a desmontar con los baches. En estos casos, manda la prudencia, y recomiendo ir a velocidades muy moderadas.

descubrir-desierto-autocaravana-02

Cuando nos encontramos con un vehículo de frente, en lo relativo a la prioridad, es una curiosa mezcla, entre el vehículo más grande, y el que más aguante, de esta forma, normalmente los camiones de los nativos son los que terminan por ganar la posición, son conscientes de que los turistas son los primeros en perder el pulso y salirse al arcén, así que hasta el último momento no ceden el puesto.

descubrir-desierto-autocaravana-03

Los adelantamientos también son especialmente delicados, es fácil encontrarse maquinaria agrícola, camiones espectacularmente cargados, niños en bicicletas, animales de carga, y un sinfín de obstáculos en nuestro camino, que nos obligarán a realizar las maniobras de adelantamiento cuando menos lo esperemos, de esta forma, en muchos casos tendremos que invadir el arcén por el lado izquierdo, aquí, nuevamente mucha prudencia, sujetar fuertemente el volante, y tener muy claro que tenemos sitio para adelantar y recuperar nuestro carril. De todos modos, al contrario que ocurre en Europa, el conductor que viene de frente siempre procurará facilitar la maniobra, ese concepto de “espacio propio” que tenemos por aquí en estos países no está tan acusado, me imagino que por adaptación al medio.

En lo relativo a gasolineras, sin problemas, salvo si viajamos muy al Sur, encontraremos gasolineras por todo el camino, eso sí, en lo relativo a calidad del combustible, todo es posible.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies