Inicio / Marcas / SsangYong presenta el nuevo Actyon Sports Pickup

SsangYong presenta el nuevo Actyon Sports Pickup

Tengo que reconocer que el SsangYong Actyon Pickup es un vehículo que me trae recuerdos agradables, la presentación del anterior modelo tuvo lugar hace años en la localidad portuguesa de Évora, donde los responsables de la marca coreana en la Península nos ofecieron a lo largo de dos días la posibilidad de tener una completa prueba de este modelo. Ahora, los tiempos han cambiado, y la presentación se ha reducido a una jornada y en Córdoba, no obstante, hay que destacar el enorme esfuerzo realizado tanto por el concesionario SsangYong en Córdoba, Codisa, como por el nuevo departamento de prensa, que no quizo perder la oportunidad, a pesar de la falta de medios, tal y como ocurre en muchas marcas, de hacer una completa gira por la península acercando este modelo a la prensa del motor. Por cierto, ya que hablamos de Codisa, destacar también las impresionantes instalaciones Mercedes / SsangYong de las que disponen, todo un referente a nivel nacional, y el trato con el que nos acogieron en todo momento.

La primera impresión del vehículo es muy agradable, sobre todo en lo relativo al frontal, que ahora se presenta con lineas modernas, fluidas y atractivas, dejando clara su vocación de vehículo enfocado al tiempo libre. Su apariencia tanto lateral como trasera recuerda mucho al modelo anterior, aún siendo más grande en todos los aspectos (alto, largo y ancho) que este.

El interior destaca por la calidad de los materiales, el acabado, la amplitud y la ausencia de ruido, algo muy de agradecer. En el aspecto negativo hay que hacer mención de la posición de conducción, realmente incómoda, dando en todo momento las rodillas en la parte inferior del salpicadero. ¿Son bajitos y delgaditos todos los coreanos? Posiblemente esa sea la respuesta, no lo tengo muy claro, lo que sí sé es que en todo momento me sentí realmente incómodo con una altura de 1:80. ¿qué pasará en el mercado Alemán o Sueco?

El motor es un dos litros, bueno, para no mentir un 1.998 cc. Más pequeño que el del modelo anterior, pero con más potencia y mejor par. En lo relativo a potencia no es nada del otro mundo, cumple, y poco más. En ningún momento tuve la sensación de llevar 150 CV debajo del capó. Sí hay que destacar el enorme trabajo realizado por los técnicos a la hora de reducir la rumorosidad en el interior, algo realmente conseguido para un vehículo de estas características.

El SsangYong Actyon Sports es un 4×4 puro, es decir, dispone de tracción trasera, con acoplamiento a las cuatro ruedas y reductora. Siguiendo la tendencia de la marca desde hace muchos años el accionamiento es mediante un botón en el salpicadero, de esos que nunca sabes si la tracción ha entrado o no, salvo por el indicador del tablier. ¡Que se echa de menos la palanca de accionamiento mecánico a la vieja usanza!, pero ya se sabe, son tiempos modernos.

Volviendo al motor, éste sigue la tendencia actual, es decir, propulsores cada vez más pequeños, sobrealimentados (con turbo) y al cual le pedimos que ande, que no consuma y que por supuesto no contamine. Hace años era realmente impensable el rendimiento que actualmente se le saca a un dos litros. No obstante, y como ya he comentado, los caballos son sobre el papel, y en ningún momento dan la percepción real de la potencia. Eso sí, el consumo, al menos según datos del fabricante es realmente ajustado, algo que hay que agradecer en estos tiempos que corren.

Aunque teóricamente este modelo está pensado para un uso industrial / ocio, después de verlo y probarlo, está claro que su mercado potencial es el segundo, es decir, ocio y tiempo libre. Aunque los responsables de la marca argumentan que la caja dispone de un volumen que se sitúa como el segundo mayor con respecto a su competencia (algo que no dudo) sí está claro que se ha sacrificado dimensiones de caja para tener una mayor amplitud interior, algo que han conseguido de manera sobresaliente, ya que desde un primer momento el interior se presenta amplio y cómodo, tanto en las plazas traseras como en las delanteras (salvo la posición de conducción antes comentada).

Siguiendo las tendencias actuales, las cotas todoterreno son ridículas, en especial el ángulo de ataque, y más aún cuando monta una defensa delantera, de esas modernas que slo sirven de adorno (con la ITV y las homologaciones hemos topado). Los ángulos traseros tan poco son especialmente destacables, pero eso es algo lógico en un pickup, y las ruedas son de dibujo mixto, yo diría que 90% carretera y 10% campo, en especial si hay barro (que necesitan tacos prominentes) o piedras, donde son imprescindibles unos flancos reforzados para evitar cortes o pinchazos.

Existen dos tipos de cambio, manual o automático, ambos de seis velocidades. La posición de la palanca de cambios en el manual no es demasiado cómoda, mientras que en lo relativo al tacto cumple con su función.

La suspensión es realmente cómoda, detrás renuncia a las ballestas incorporando muelles, decisión acertada a mi parecer ya que, dada sus características de vehículo para el ocio y no tanto para un uso industrial, permite la suficiente carga, aunque no tanto como las ballestas, confiriéndole un comportamiento realmente bueno para tratarse de un pickup. Durante la prueba en todo momento se mostró cómodo y confiable, respondiendo a la entrada en curvas y con un comportamiento bastante neutro, no olvidemos que este tipo de automóviles al no tener peso detrás y normalmente equipar ballestas producen un “rebote” de la caja y una desagradable sensación del culo del vehículo que tiene a “adelantarnos”, sobre todo cuando forzamos la marcha. En este caso no se producen esas reacciones, y el vehículo es noble y fácil de conducir, invitando a una conducción deportiva en algunos momentos.

No voy a entrar en la amplia lista de medidas de seguridad, que aunque indudablemente son muy útiles aburren a cualquiera, si voy a hacer mención de que toda la gama dispone de serie de ESP, imprescindible para un vehículo de estas características (pickup) con un botón de generosas dimensiones en el salpicadero que permite desconectarlo para la conducción off road.

En lo relativo a precio, el base está en 27.700 euros, versión XDi, el Premium en 29.500 euros y el Limited Automático en 34.000 euros. Teniendo en cuenta que se tiene que pelear con la Nissan Navara o el Volkswagen Amarok entre otros, me parece bastante desposicionado. Aunque los responsables hablaron de campañas, en ningún momento nos concretaron en qué consisten y cuanto descuento aportan a los clientes.

Destacar que después del nuevo Korando, este es el segundo modelo que produce SsangYong tras la suspensión de pagos presentada hace años y su fructífera unión con el gigante hindú Mahindra. El próximo modelo que saldrá al mercado será un SUV de reducidas dimensiones muy similar al Juke.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies