Historia del Skoda 130 RS, uno de los coches de carreras y de rallys más exitosos de Europa a finales de los años 70 y principios de los 80

Tras la exitosa era del primer coche de tracción trasera de Skoda, el Skoda 1000 MB, llegó el momento de una actualización en 1969, y se presentaron al mundo los modelos Skoda 100/110 L.

Estos se diferenciaban de su predecesor, principalmente, por su nueva carrocería. Al año siguiente, los diseñadores tomaron la versión básica para desarrollar el Skoda 110 L Rally y el Skoda 110 R Coupé, que se construyó en la planta de Kvasiny. En 1972, se lanzó el Skoda 120 S Rally, un coche deportivo que compitió más veces en los circuitos nacionales en los años 70 que cualquier otro vehículo.

Con la intención de obtener buenos resultados en las clasificaciones generales de los rallys internacionales, se introdujeron en 1974 los vehículos de la categoría B5, concretamente el Skoda 180 RS y el Skoda 200 RS. Sin embargo, estos modelos no pudieron ser homologados para carreras en el extranjero y su misión principal fue elevar el nivel de los rallys nacionales y probar nuevos elementos de diseño.

A la larga todos los vehículos mencionados anteriormente quedaron en un segundo plano ante un coche de carreras que combinaba las mejores características de todos ellos, convirtiéndose en una leyenda del automovilismo checoslovaco: el Skoda 130 RS.

El nuevo Skoda 130 RS Coupé (Tipo 735) debutó en el circuito de Most en abril de 1975. El RS demostró de lo que era capaz durante una ronda del Campeonato Europeo de Turismos en Brno, donde obtuvo el tercer y el cuarto puesto en la categoría de menos de 2.000 cc en su primera aparición. En aquel momento se usaba una caja de cambios de cinco velocidades, pero un año después, la FIA cambió la normativa y el Skoda 130 RS tuvo que volver a usar una caja de cambios de cuatro velocidades, que mantuvo hasta el final de su carrera deportiva.

El tren motriz del Skoda 130 RS estaba formado por un clásico motor de cuatro cilindros refrigerado por agua con control de válvulas OHV, instalado detrás del eje trasero. La primera versión a la venta tenía una potencia de 82,8 kW (112,5 CV) a 7.250 rpm, que aumentaba gradualmente hasta los 105 kW (142 CV) a 8.500 rpm a medida que se desarrolló el coche de carreras. El motor, con su cilindro y cárter de aluminio, había evolucionado a partir de los motores de cuatro cilindros de producción en serie, pero a diferencia de ellos, contaba con una culata de hierro fundido con ocho válvulas y lubricación por cárter seco. La cilindrada aumentó de los 1.289 cc iniciales al límite de la categoría de menos de 1.300 cc, exactamente 1.299,6 cc.

No obstante, la mayor fortaleza del coupé checoslovaco era su manejabilidad, ya que su iluminación y su equilibrado diseño ayudaban a los conductores no solo a manejar bien el coche en las curvas, sino también en las rectas, en los saltos y cuando pisaban el acelerador a fondo luchando, literalmente, contra las leyes de la física. En estas situaciones, el Skoda 130 RS siempre demostró ser un compañero fiable, y sus pilotos eran capaces de hacer frente incluso a los competidores más fuertes.

A diferencia del Skoda 180/200 RS, el RS más pequeño también podía conducirse fuera de Europa, especialmente en países occidentales. El Skoda 130 RS tuvo un comienzo muy exitoso, tanto en los rallys como en los circuitos. Estrenó su primera temporada de rallys en 1976 y, tan solo un año después, ganó en su categoría en el Rally de Montecarlo, donde obtuvo el duodécimo puesto en la clasificación general (equipo de pilotos Blahna/Hlávka).

En la temporada de 1978, el equipo de pilotos Zapadlo/Motal terminó en el primer puesto en su categoría y en el noveno de la general con el Skoda 130 RS en el Rally Acrópolis.

Un año más tarde, el Skoda 130 RS terminó incluso en el octavo puesto en la general en el rally europeo más duro. A lo largo de su carrera, el coupé de rallys cosechó muchos éxitos destacados a nivel nacional e internacional. En la clase A2 de menos de 1.600 cc, superó con regularidad incluso a la competencia más fuerte.

Su carrera oficial en circuitos nacionales terminó en la temporada de 1983, pero el Skoda 130 RS siguió en la carretera durante muchos más años como vehículo de entrenamiento y autocross.

El Skoda 130 RS no solo ocupa un lugar definitivo en los rallys, sino también en la historia del Campeonato Europeo de Turismos. La marca de Mladá Boleslav finalizó la temporada completa con esta prestigiosa serie por primera vez en 1978. Hasta entonces, se había centrado en los circuitos del antiguo Bloque del Este.

En su primera aparición, Skoda obtuvo el tercer puesto en la clasificación de marcas compitiendo contra fabricantes de renombre. Un año después, el Skoda 130 RS consiguió el segundo puesto en la clasificación general, y en 1980, el tercero después de Audi y BMW, así como el primer puesto en su categoría.

Aunque se decía abiertamente que esto era lo máximo que podía conseguir un coupé de Checoslovaquia, el Skoda 130 RS estaba a punto de alcanzar su mayor logro: en 1981, el coche de carreras checoslovaco con motor 1.3 OHV se abrió camino hasta la cima de la clasificación general después de una dura temporada, y Skoda ganó el título en el Campeonato Europeo de Turismos.

Los competidores sacudían la cabeza con incredulidad, y los pilotos del Skoda 130 RS, Zdenek Vojtech, Bretislav Enge, Jan Šenkýr, Petr Martinovský, Josef Michl y algunos otros, así como los propios coches, estuvieron en el punto de mira de los medios deportivos europeos.

Hoy en día, tanto, la versión de rally como la de carreras del Skoda 130 RS, son estrellas destacadas en el Museo Skoda y aparecen regularmente en eventos conmemorativos.

Entre 1975 y 1980 se construyeron casi 200 vehículos originales, y también se ensamblaron varias docenas a partir de piezas originales en el Svazarm (una organización paramilitar/de boy scouts en la Checoslovaquia comunista).

Sobre Alejandro Triviño

Periodista del motor con una amplia experiencia en prensa y especialista en el mundo del todoterreno. Actualmente director de las publicaciones on-line Revista Málaga Motor y Revista 4x4, así como de la agencia de comunicación Prensa Motor.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies